Volver al listado de publicaciones

 

LENGUAJE CORPORAL EN SEGURIDAD

 

 

Por el Dr. Carlos Alberto PESTARINO

Psicólogo y Criminalista. Profesor Titular de la Facultad de Cs. de la Seguridad (IUPFA) y Director del Dep. de Idiomas y Ciencias Psicosociales.

 

El Dr. Carlos Alberto PESTARINO,  detalla la importancia del Lenguaje Corporal aplicado a la seguridad y explica que existe un patrón corporal ansioso en el sospechoso que es fundamental detectar para prevenir un ilícito. Esto es posible gracias a que dicha ansiedad hace que la organización interna del sujeto observado sea defectuosa y su cuerpo actúe de manera tal.

 

Esa bendita ansiedad

El ser humano rara vez es consciente de que sus posturas, movimientos y gestos cuentan cosas, a veces muy distintas de lo que su voz transmite. Así el Lenguaje Corporal comenzó a ser utilizado con distintos enfoques y características, que tienen aplicación en la Seguridad como una herramienta indispensable.

 

Es necesario tener en cuenta que la mayoría de las personas pueden fingir una expresión de alegría, tristeza o enojo, pero no saben como hacerla surgir espontáneamente, cuanto tiempo mantenerla o cuando debe desaparecer, sin que ello resulte incongruente.

 

Vertimos aquí algunas precisiones al respecto, entre ellas las manifestaciones paralinguisticas y la Proxemica, que nos permiten ampliar el accionar preventivo de la seguridad.

 

Si bien desde el inicio de la humanidad la comunicación se realizaba mediante gestos, hacia 1950 recién se encaran investigaciones científicas sistemáticas sobre la comunicación no verbal (CNV), a través de distintas disciplinas, tales como: psicología, sociología, medicina y antropología. Surgen así los especialistas en CINESIS, (estudio del movimiento del cuerpo humano) quienes conciben que la comunicación debe estudiarse como un sistema integrado y como tal debe analizarse prestando atención a la forma en que cada elemento se relaciona con los demás.

 

Los destacados antropólogos Ray Birdwhistell y Margaret Mead, considerados “los padres de la Cinesis”, demostraron científicamente que los movimientos corporales masculinos y femeninos no están programados por la biología sino por el proceso cultural del individuo y se aprenden desde la niñez. Diversas investigaciones han puesto de manifiesto que existe una correlación  entre la palabra y el grado de gesticulación que emplea una persona para transmitir sus mensajes, lo que se denomina Lenguaje Corporal.

 

El rostro esta compuesto por una serie de elementos que transmiten a través de los gestos, abundante y rica información, de igual manera que el resto de la corporalidad.

 

Emociones Básicas.

 

En 1960 investigadores de la Universidad de San Francisco llegaron a la conclusión que existen seis emociones básicas propias del ser humano que son comunicadas por cualquier civilización de la misma forma mediante su expresión facial, a saber: COLERA, MIEDO, FELICIDAD, TRISTEZA, SORPRESA Y ENOJO. El estudio fue realizado a través de la musculatura facial del ser humano, ya que es el único mamífero que tiene los músculos del rostro unidos a la piel.

 

También se experimento con niños recién nacidos sobre la imitación de gesticulaciones faciales y se pudo  comprobar que a escasos días de nacer, la criatura puede reproducir las expresiones de sorpresa y alegría de una cara que le resulta familiar. Mucho antes de hablar  o entender el significado de la palabra, “comprende” los ademanes ajenos.

 

En lo inherente a la Seguridad, es necesario tener en cuenta que la mayoría de las personas pueden fingir una expresión de alegría, tristeza o enojo, pero no saben como hacerla surgir espontáneamente, cuanto tiempo mantenerla o cuando debe desaparecer sin que ello resulte incongruente. Otros rasgos importantes en el estudio de la corporalidad, que brindan información mediante la comunicación no verbal, son: las sonrisas, las manos, las miradas y las posturas.

 

La anatomía nos dice que hacen falta menos músculos para sonreír que para llorar. La sonrisa es uno de los gestos que expresamos a través de la boca utilizando los labios y los dientes, e importa mucho si es sencilla, expresiva o actuada, pues esto nos marca desconfianza, credibilidad, agresividad o tozudez por parte de quien la manifiesta. En cuanto a las manos, estas “hablan” en la acción propia del saludo, en los movimientos de exhibición de palmas, en las contracciones y distensiones de las mismas y en la rapidez o lentitud con que se manejen.

 

Respecto a las miradas, es fundamental tener en cuenta que pensamos sobre lo que estamos viendo y miramos lo que nos llama la atención. Por medio de los ojos transmitimos señales de distinto tipo, como afecto, odio, inquietud, sumisión, hostilidad.

 

Las posturas  constituyen la clave no verbal más fácil de interpretar, dado que los seres humanos tienen una forma característica de utilizar su cuerpo al sentarse, caminar o permanecer de pie. Es algo tan personal como la firma y suele ser reflejo fidedigno del carácter, siendo disímil según el rol de observado u observador.

 

Como Se Dice

 

También integran el estudio del Lenguaje Corporal,  todas aquellas manifestaciones paralinguisticas, es decir los aspectos no semánticos del lenguaje, concediendo mas importancia al COMO se dice frente al QUE se dice. En este contexto, el estudio de la corporalidad analiza, entre otras cosas, el tono de voz y el ritmo al hablar, puesto que a través de ellos se obtienen datos muy significativos del individuo analizado.

 

La Proxemica aporta un importante  elemento al estudio de la corporalidad aplicada a la Seguridad,  ya que da cuenta del manejo del espacio interpersonal.

 

Esto se manifiesta también en los animales y constituye la estructuración del espacio propio en forma inconsciente. Según el Dr. Edward Hall la PROXEMICA se relaciona con una zona defensiva imaginaria alrededor de nuestro cuerpo a la cual no se puede acceder sin autorización, sino que solo tienen acceso un limitado numero de personas que son conscientes del permiso a través de señales, por ejemplo: cuando abrimos los brazos y las manos antes de abrazar a alguien o cuando estiramos el brazo para dar la mano a otra persona.

 

Los movimientos de los seres humanos son variados, sin embargo es sencillo recordarlos respecto a “COMO” se realizan. Podemos reconocer a un amigo o a un pariente sin verle el rostro por medio de su forma de caminar, de sentarse o de gesticular, porque son conscientes o propios de cada sujeto en razón de ser automáticos y espontáneos. Por otra parte, en los seres humanos existen movimientos denominados “actuados”, que son aquellos en los cuales es factible percibir ante la aguda observación la “representación” por parte de quien los ejecuta  con fines diversos, entre los cuales puede tratarse de una acción delictiva.

 

En definitiva, existe un patrón corporal ansioso  en el sospechoso que es fundamental detectar, para evitar la consumación de un ilícito. La ansiedad hace que la organización interna del sujeto observado sea defectuosa y consecuentemente su cuerpo actúe de manera tal.

 

El miedo y la ansiedad son sensaciones provocadas por los impulsos que llegan al sistema nervioso central desde los órganos. El arribo de tales impulsos a los centros superiores del S.N.C. es percibido como una emoción con características corporales, y por ende son advertidas por terceros. Los procesos internos como los anteriormente expuestos, modifican la intención de actuar tanto como el modo de actuar; de ello surge la importancia de este patrón en el Lenguaje Corporal aplicado a la Seguridad.

 

 

Volver al listado de publicaciones